Le 65 degrés

La inclusión laboral de las personas con discapacidad está muy presente en muchos países europeos, sobre todo a través de la restauración. De la misma forma nace Le 65 degrés, un insólito restaurante que combina discapacidad con el arte culinario en la Avenida Louise de Bruselas.

Los propietarios son dos parejas afincadas en Bruselas, Adélaïde y Donatien Aymer de la Chevalerie, y Laure y Valentin Cogels,  que tras trabajar varios años en voluntariado, decidieron apostar por la integración laboral, combinando la cocina de alto nivel con la discapacidad. Le 65 degrés cuenta con un equipo de 9 personas, de los cuales 5 tienen síndrome de Down y uno autismo.

El equipo de Le 65 degrés

A finales de 2016, las dos parejas decidieron embarcarse en esta aventura, tras haber observado a restaurantes como Le Reflet en Nantes, lanzado poco tiempo antes. Los cuatro dedican su vida profesional a otros empleos, pero cuentan con profesionales de HORECA para llevar a cabo este proyecto. No se trata de un negocio que les pueda ofrecer un lucro, si no el hecho de aportar un granito de arena a la inclusión laboral de las personas con discapacidad.

El resultado, tras casi dos años de preparación, se presentó en su inauguración el pasado 3 de septiembre, y su apertura al publico el 17 de septiembre.  El restaurante es una planta baja situada en el número 173 de la Avenida Louise, con una decoración magnífica, además de una experiencia gastronómica maravillosa.

Adélaïde Aymer de la Chevalerie afirma que el objetivo del restaurante es, sobre todo, mostrar que la persona con discapacidad tiene su lugar en la sociedad. Para probarlo, han escogido un reto difícil, la restauración. Si son capaces de integrar dos tercios de su plantilla con personal con discapacidad en este contexto, otras empresas podrán inspirarse en este mismo concepto.

Según Valentín Cogels, “en Bélgica hay aproximadamente diez mil perosnas con síndrome de Down. Uno de cada mil. Y sin embargo, nuestra sociedad no ha encontrado el camino a la inclusión. Tenemos la intención de demostrar que estas personas tienen cualidades que nosotros mismos a veces no tenemos. ”

El proyecto ha desencadenado una solidaridad impresionante. Varias organizaciones apoyan el proyecto con el fin de ofrecer empoderamiento a los jóvenes con discapacidad.

En la práctica, el restaurante está abierto para el almuerzo de lunes a viernes. Cuenta con un servicio de 3 comidas de 39 euros y una amplia selección de vinos, siempre disponibles en la barra.

 

Share

Las personas con síndrome de Down aportan eficacia y reputación social a la empresa

Empleada en Carrefour
Empleada en Carrefour

El 90% de las personas con síndrome de Down accede a la escuela ordinaria, sin embargo el acceso a Secundaria y Formación Profesional sigue siendo una asignatura pendiente. En España cerca de 25.000 personas con síndrome de Down está en edad laboral, pero sólo el 2% trabaja en la empresa privada. Según el Diario de León, las personas con la Trisomía 21 sufren una tasa de desempleo del 95%, muy por encima del 85% para los discapacitados intelectuales y del 74% para los que sufren una discapacidad general.

La integración de empleados con síndrome de Down en la empresa debe ser normal y no supone ningún coste adicional, si no una oportunidad porque las personas con síndrome de Down son capaces de desarrollar su trabajo con eficacia y además aportan reputación social y rentabilidad a la empresa porque su compromiso es mayor. Saben la responsabilidad que adquieren. Cada vez más empresas se dan cuenta de las ventajas de la contratación de las personas con discapacidad porque aportan en positivo y consiguen que las empresas se vinculen cada vez más a la sociedad, ganando en reputación al tener en cuenta la empleabilidad de estos colectivos.

En Barcelona opera Aura Fundació, con más de 25 años de experiencia, quienes favorecen la inserción laboral de personas con discapacidad en el mundo de la empresa. Aura Fundació se basa en la metodología “Empleo con apoyo”. Esta metodología comenzó a desarrollarse en Estados Unidos en los años 80. Es un modelo de integración laboral que facilita la incorporación al empleo ordinario, ajustado a las necesidades del empleado con discapacidad.

 

Se basa en cuatro puntos fundamentales:

1. Empleo integrado en empresas normalizadas en condiciones lo más similares posibles a las de los compañeros de trabajo sin discapacidad que llevan a cabo actividades equiparables.

2. Entrenamiento dentro del puesto de trabajo, de manera que primero se ubica a la persona en un puesto y ahí mismo se le proporciona el entrenamiento necesario para llevarlo a cabo.

3. Remuneración desde el primer momento como cualquier otro trabajador.

4. Apoyo a lo largo de la vida laboral de la persona para posibilitar su mantenimiento del puesto y del rendimiento requerido. Este apoyo fluctúa a  lo largo del tiempo en función de la situación de la persona.

Aquí podéis ver el vídeo sobre la labor que Aura Fundació lleva a cabo en Barcelonaintegr

 

 

 

 

Share

Una maestra con síndrome de Down inspira a sus alumnos en Gaza

Heba el-Shurafa ha logrado realizar su sueño de ser maestra, gracias a su determinación y el apoyo familiar

Algo especial ocurre en este centro especial del barrio Shujaiya en la ciudad de Gaza. Su maestra, Heba el -Shurafa conecta con sus alumnos de ciclo infantil de una forma diferente, ya que ella tiene síndrome de Down, al igual que ellos.

Heba el-Shurafa, de 27 años, entiende y comprende las necesidades de sus alumnos. Su clase es única y especial, conectando con los niños a un nivel más prozundo y creando un lazo único entre ellos.

Heba el-Shurafa utiliza todos los recursos que tiene a su disposición, ofreciendo clases interactivas y llenas de compasión y paciencia. Da clases de matemáticas, de estudios religiosos, árabe, enseña a los niños a reconocer sus nombres por escrito, además de clases de ciencias a niños de primaria. Decora sus clases con globos de colores con el fin de ofrecer otro tipo de motivación. La estimulación es la clave para su plan de enseñanza, ofrece chocolate y dulces, además de un fuerte aplauso a todos aquellos que se realizan un esfuerzo extra en sus tareas.

Heba el-Shurafa es feliz por haber conseguido alcanzar su sueño y ser maestra. La devoción que siente por su trabajo  y sus alumnos se nota en la paciencia y el cariño que pone en cada lección, avanzando al ritmo que necesitan; sin importarle repetir la misma lección diariamente hasta que la hayan entendido. Su mayor recompensa es ver que sus alumnos progresan hacia otro nivel superior, a su paso.

El centro deonde trabaja Heba el-Shurafa pertence a la asociación “Right To Live”, una organzación que ayuda a integrar a niños con autismo y síndrome de Down en Gaza. el centro cuenta con 22 aulas y recintos preparados para las necesidades físicas y psicológicas de sus alumnos. También ofrecen talleres vocacionales donde aprenden habilidades con el fin de que algún día puedan aprender un oficio y ser personas independientes.  Muchos niños aprenden a realizar objetos de madera y bambú, mientras que otros se centran en coser y bordar.

 

 

Share

Colaboración con la Asociación Cultural Norte Joven

En 2016 hemos colaborado con la asociación cultutal “Norte Joven.” Se trata de una entidad sin ánimo de lucro que, desde 1985, nace con el propósito de favorecer la integración social y laboral de las personas en situación de desventaja social. “Norte Joven” cuetna en la actualidad con tres centros en la Comunidad de Madrid.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get plugin http://www.fastemailsender.com